lunes, 26 de mayo de 2014

Querido creyente, Francis Spufford

Querido señor Spufford. He leído con mucho interés, y algo de estupor, su artículo en El País titulado Queridos ateos. Me sorprende ver como ciertas falacias son desmontadas durante años y aún así se siguen usando.  

El primer punto que me ha llamado la atención es su opinión sobre el ateísmo como acto de fe, y del agnosticismo como postura científica. Como científico, y ateo, no puedo más que discrepar. Al igual que usted opina que el profesor Dawkins sabe mucho de biología y poco de religión, yo le recomiendo a usted que lea más sobre filosofía de la ciencia. Autores como Popper, Sagan o Russel (o incluso el mismo Dawkins a nivel divulgativo) pueden enseñarle mucho en esa dirección. Yo me limitaré a esbozar los contraargumentos a su afirmación.

Por un lado, afirma usted que: Nosotros creemos que existe un Dios y ustedes creen que no; cuando, en realidad nadie lo sabe, ni puede saberlo: no es una cuestión susceptible de ser probada. La ciencia, como mucho, puede demostrar que no hay necesidad de Dios como explicación física de nada. Como usted bien dice, la ciencia puede probar la no necesidad de una causa externa para la existencia del universo, y en esa dirección se está avanzando a pasos de gigante. Le recomiendo que lea algunos de los artículos divulgativos sobre el reciente experimento BICEP2 y la inflación del universo. Si algún día tenemos una explicación completa y satisfactoria la postura científica será no creer en Dios, y no el agnosticismo, dado que la figura de Dios será innecesaria. Hay que plantearse incluso qué sentido tiene decir que existe un Dios, pero que este no ha influido en absoluto en el universo, dado que todo lo que ha ocurrido lo ha hecho por motivos claramente explicados y sin su intervención. Le pongo un ejemplo. La física puede explicar los fenómenos gravitatorios con una exactitud asombrosa, gracias a la Relatividad General. Alguien puede alegar que la gravedad la provoca un "Mago Gravitatorio", y no podemos demostrar su inexistencia de ninguna manera. No por ese motivo los físicos nos declaramos agnósticos de ese Mago. Si tenemos una teoría que explica los fenómenos conocidos no necesitamos ninguna explicación exterior, y por eso no la creemos. Incluso si esa teoría no es perfecta, en cuanto que no explica todos los fenómenos, no es sustituible por una explicación externa y no-falsable. Este razonamiento se aplica también a la existencia del universo en sí. 

Una segunda observación, más profunda, sobre este mismo punto es si realmente la no existencia de Dios es indemostrable. Eso no depende tanto del método científico en sí como de su definición de Dios. De hecho, la existencia del Dios bíblico, que creó el mundo en siete días y al ser humano como tal, ha sido ya demostrado como falsa por la ciencia. Está demostrado que el universo, y la Tierra, es mucho más antigua de lo que la Biblia afirma, y que el ser humano no fue creado como tal, sino que hubo un proceso evolutivo. A medida que eso se demostró, la definición de Dios se adaptó a estos nuevos descubrimientos. Esa indemostrabilidad de la que usted habla viene dada por esa definición vaga y modificable del concepto de Dios. Permítame que me ahorre escribir un ejemplo al respecto de esa cuestión, puesto que hay muchos en la literatura. El Dragón en el Garaje de Sagan y la Tetera de Russel son dos de los más conocidos. Créame si le digo que los científicos no nos declaramos agnósticos de los dragones invisibles ni las teteras satélite.

El otro punto de su artículo que me ha llamado la atención es como empieza estableciendo igualdades y pidiendo respeto, para terminar estableciendo diferencias y faltando al respeto. Afirma usted que muchos de los ateos tenemos una relación de hostilidad hacia los creyentes, y nos compara con que la gente que no colecciona sellos edite una revista llamada El Antifilatélico. De esa comparación se entiende que usted considera más legítimo que los creyentes expresen sus creencias a que los ateos expresemos nuestra falta de creencia. Permítame comentarle dos cuestiones con respecto a esa opinión suya.

Primero, según observo la mayoría de las manifestaciones públicas de los colectivos ateos no son para fomentar el ateísmo, ni para que la gente deje de creer, sino para reclamar más laicismo en el estado. En mi país, por ejemplo, existen beneficios fiscales para la iglesia, educación católica pagada por todos, ocupación del espacio público por parte de la iglesia y muchas cuestiones similares. Los ateos no tenemos ninguno de esos privilegios. También la iglesia influye en la política por motivos exclusivamente religiosos. Por esos motivos muchos ateos, y muchos creyentes también, nos manifestamos, no en contra de la religión en sí, sino en contra de esa influencia y esos privilegios.

Por otra parte, hay otra cuestión que me parece aún más interesante. ¿Por qué considera usted que los cristianos, o los religiosos en general, pueden publicitar activamente su estilo de vida pero los ateos no? Yo no soy ateo por elección, sino porque la no existencia de Dios es la conclusión intelectual a la que he llegado. Eso no significa que prefiriese ser creyente. Ser ateo tiene, en mi opinión, muchas ventajas. No creo en una vida después de la muerte, y por eso intento aprovechar la actual al máximo. Al no creer en un ser superior no tengo que seguir ningún dogma ni regla moral externa, sino que soy libre de definir mi propia moralidad. Puedo disfrutar de mi sexualidad sin remordimiento alguno y tendré los hijos que considere oportuno. Si los cristianos tienen motivos para intentar convencer a los demás de que su forma de vida es positiva, también lo tenemos los ateos. Negarnos ese derecho sería volver a otros tiempos más oscuros, donde uno podía creer en lo que quisiera, siempre que lo hiciese en privado y en público fingiera lo contrario.

Un saludo. 

PS: Más información sobre mi opinión sobre el ateísmo y la ciencia en la entrada La Ciencia y Dios.

PPS: Si alguien considera que no-coleccionar sellos es bueno (o no practicar alpinismo, por mencionar algo que me afecte) tiene todo mi apoyo para manifestarlo cuando quiera.

domingo, 11 de mayo de 2014

Rajoy, Talegón y el efecto primo

El género humano es sorprendente y muy variado. Eso es parte de nuestro encanto, que hay un poco de todo. Sin embargo, hay conductas que nunca dejarán de sorprenderme, incluso cuando las aplico yo mismo. Una de ellas la he visto muchas veces, y recientemente más, y es la que he decidido bautizar como el Efecto Primo

Empecemos un poco por el principio, con una explicación de cómo tuve la idea de escribir este post. Recientemente, escribí un post sobre un programa de Cuarto Milenio que trató sobre el entrelazamiento cuántico. Este post salió en la portada de menéame,  y eso atrajo a muchos lectores. He de decir de antemano que decidí cerrar mi cuenta de menéame hace ya unos meses. No sé exactamente como tuve la revelación, pero de repente me di cuenta de que había infinitas maneras . Una decisión personal, como podéis ver. Sin embargo, como uno no es de piedra no pude evitar echarle un ojo a los comentarios. Allí había, como siempre, comentarios buenos mezclados con, digamos simplemente, otros comentarios. Dejémoslo ahí. Hubo uno, en concreto que me llamó bastante la atención, y que fue relativamente bien votado. 

El comentario en cuestión decía:

Parte de la culpa es de los propios científicos por llamar "teletransportación" a algo que no lo es. También tienen culpa los periodistas (no sólo Íker, sino muchos) por exagerar el fenómeno en si.

El entrelazamiento cuántico es esto (podéis hacer el experimento en casa):

Compras unos zapatos y dos cajas de zapatos, metes un zapato en cada caja (sin saber de que pie es), das una caja a un amigo, otra te la quedas tu, tu amigo se va a su casa, abre la caja, te llama y te dice que zapato tiene. Entonces, eso te produce un cambio: antes no sabías a que pié correspondía tu zapato, y ahora pasas a saberlo, sin abrir la caja. Ni más ni menos, no hay teletransporte ni energías misteriosas. No se porqué los periodistas (y algunos científicos) exageran tanto.

Digamos que mientras tienes la caja tienes un estado superpuesto de 50% de zapato izquierdo y 50% de zapato derecho, recibes la llamada y ese estado queda modificado por un 100% de zapato izquierdo o bien un 100% de zapato derecho, según lo que te digan al teléfono. No veo ningún misterio.

Y por supuesto, el que diga que eso es un teletransporte merece un pwnage, yo le obligaba a rebobinar todas las cintas de Star Trek en VHS que hayan lanzado usando los deditos de sus manos.

#3: Si el experimento en si es válido, pero como digo, es algo que podemos hacer todos con dos zapatos, dos cajas y un teléfono.


Bueno, pues ya está todo dicho. El entrelazamiento es algo que se puede hacer con dos zapatos y un teléfono. No sé yo a que viene tanta tontería. Einstein estuvo ahí dándole vueltas al tema toda su vida, el muy ceporro, y encima se gastan ahora millones en experimentas con zapatos. Sólo en el año pasado se publicaron, según la Web of Knowledge, 93 artículos en revistas científicas (revistas serias, no neuroquantology) con la palabra "entanglement" en el título. ¿Saben ustedes cuánto dinero representa eso? ¿Cuanta gente hay dedicada a tiempo completo a trabajar en algo que se puede hacer con unos zapatos y un teléfono? No les quiero ni decir cuanto se gastan en laboratorios para hacer estos experimento. Todo un desperdicio, y todos con tus impuestos. 

Alguien un poco avispado podría pensar: "¿Y a nadie se le había ocurrido esto antes en tooooooda la comunidad científica?". Es un símil con unos zapatos, no parece tan complicado. Pero no, en todos los años que se lleva dedicado a esto a nadie se le había ocurrido una cosa semejante. Menos mal que hay foros en el mundo para abrirnos los ojos. Ya podemos dejarnos de tonterías y dedicarnos a algo realmente productivo. 

Evidentemente, esto no es así. El caso de los zapatos es lo que se llama una correlación clásica, mientras que el entrelazamiento es una correlación aún más fuerte. Esto se comprueba con unas desigualdades, llamadas Desigualdades de Bell, que todo sistema clásico, como los zapatos, cumple, pero que los sistemas cuánticos violan. Podría escribir algo más detallado, pero la cuestión es que ya se ha escrito infinitas veces. El que esté interesado en esa aclaración puede leer mi post sobre qué es el entrelazamiento, o sobre lo mismo en Cuentos Cuánticos, la Wikipedia, o algún libro especializado. A mí el libro de cuántica que más me gusta en ese aspecto es el de Peres. También hay muchos vídeos en youtube, realizados por científicos de primer nivel, explicando el tema. Un ejemplo es este vídeo de Anton Zeilinger. También la gente de PhD Comics realizó un vídeo animado muy explicativo. Si alguien aún no considera esto suficientes referencias, siempre puede ir a las fuentes, es decir, a los artículos científicos. En el repositorio arXiv podéis encontrar casi todo lo que se hace en este campo, basta con usar el buscador. Vamos, que información fiable hay mucha, otra cuestión es que la gente no quiera acceder a ella.

Esto es un ejemplo del fenómeno que quiero discutir. Hubo después comentarios intentando aclarar el error, aunque estos no fueron apenas votados. Cosas de la vida.

Básicamente, este efecto tan curioso, se basa en defender una idea, totalmente contraria a la opinión de los expertos, sin argumento, ni pruebas, ni conocimiento alguno. Es el Efecto Primo. El nombre lo he puesto en honor a nuestro queridísimo presidente del gobierno, que alegó que el cambio climático no es de origen humano, porque se lo había dicho su primo. Cuidado. Yo no defiendo que el cambio climático sea o no de origen humano, ya que no soy ni meteorólogo ni geólogo ni nada por el estilo,. Yo sólo comento lo curioso que es el contradecir la opinión mayoritaria entre los expertos con un maravilloso argumento en plan: "me lo ha dicho mi primo". Para el recuerdo mencionar que el primo de Rajoy tampoco es meteorólogo, es físico estadístico, así que a lo mejor a él se lo dijo otro primo y así sucesivamente. 

Otro ejemplo reciente. La joven promesa del PSOE, Beatriz Talegón, comentó esto en tweeter recientemente


En este caso el primo se cambió por su versión moderna, el "lo he visto en internet". Esto es más serio aún al entrar en cuestiones tan delicadas como el cáncer. Constituye una gran falta de respeto a todos los investigadores e investigadoras que están trabajando día y noche para luchar contra esta enfermedad. Se les degrada de científicos a conspiradores que están dejando a gente morir por dinero. Sin embargo, cuando le afearon su conducta Talegón no rectificó ni presentó mejores pruebas de su grave acusación. En vez de eso acudió a otro típico argumento, el maravilloso argumento de: "Abrid los ojos, idiotas, que estáis todos manipulados menos yo".


Esta conducta está muy extendida, pero me parece más grave en el caso de los políticos. Al señor Rajoy le aconsejo que se deje asesorar por gente experta (aunque visto lo visto casi mejor que se asesorase por unos cuantos monos golpeando máquinas de escribir). A la señorita (o señora) Talegón le deseo lo mejor, pero a ser posible que no tenga nunca ningún cargo de responsabilidad pública. Muy grave me parece acusar a tanta gente de ser poco menos que asesinos, y de dejar morir a los demás para que cuatro gerifaltes se enriquezcan en su pirámide dorada. Aquí os dejo lo que opina la Cancer Research UK al respecto. Por si no os lo imagináis hay miles de científicos y científicas trabajando en temas de cáncer, muchos de los cuales habrán perdido a alguien por culpa de esa enfermedad, o tal vez incluso tendrán cáncer en el futuro (pura estadística).  Sin embargo, pudiendo evitar eso no lo hacen. Se dedican a no curar el cáncer, para morir en el futuro a cambio de que otros se hagan ricos. Pura maldad científica, según Beatriz Talegón. Luego se ofenden cuando la gente insulta a los políticos.

Esto es una conducta muy repetida e interesante. Seguramente todos hemos caído alguna vez en ella, en despreciar la opinión de los expertos basándonos en algún hecho anecdótico o sin base. Muchas veces la gente argumenta de la siguiente manera: "Já, los expertos. Los expertos en su tiempo pensaban que la tierra era plana, pringado". Eso es cierto, muchas veces ha habido que cambiar el paradigma científico con nuevas ideas. Estos cambios, salvo algunas excepciones, no suelen destruir la ciencia anterior, sino mejorarla. Sería divertido que mañana hubiera un cambio radical en la física, y los satélites dejaran de golpe de orbitar para empezar a hacer lo que les de la gana. Sobre eso ya hablé cuando escribí sobre la relatividad de los errores. Por otra parte, el punto principal no es ese. El punto principal es que los cambios de paradigma científicos se hicieron con pruebas, experimentos y razonamiento. A veces tardaron más de la cuenta, es cierto, pero se impusieron por ser más veraces que el paradigma anterior. 

Me puedo imaginar el juicio a Galileo, en versión moderna:

- Por cuanto tú, Galileo, hijo del difunto Vincenzo Galilei, de Florencia, de setenta años de edad, fuiste denunciado, en 1615, a este Santo Oficio por sostener como verdadera una falsa doctrina enseñada por muchos, a saber: que el Sol está inmóvil en el centro del mundo y que la Tierra se mueve y posee también un movimiento diurno. ¿Qué tienes que alegar?

- Me lo ha dicho mi primo, no, perdón. Ahora me acuerdo, lo he visto en un blog.

Se olvida siempre que el hecho de que un día se considerara loca una idea genial, no convierte en geniales a todas las ideas locas. Si la idea es genial, probadlo, no os baséis en que los demás son unos primos que no se han dado cuenta de algo tan obvio. Mira, otro punto a favor del nombre del efecto.

Como ya he dicho me parece algo muy curioso. Yo, sin tomarme la molestia de ir a la universidad, de leer un libro sobre física cuántica, o de hacer algún experimento, leo algo en internet, y opalá... ya soy un experto. Si es que mi madre tiene razón. Yo soy el más listo. Fíjate, no he tenido ni que quitarme el pijama para darme cuenta de que toda la comunidad científica no tiene ni puñetera idea. Voy a comerme un tigretón para celebrarlo.

¿Y qué hacemos entonces? ¿Opinamos, no opinamos, nos revelamos, nos dejamos llevar por la corriente? Pues, como ya he dicho, esto del efecto primo nos afecta a todos en mayor o menor medida. El problema radica en que no podemos ser expertos en todo lo que nos interesa. Por otra parte, esto no es una cuestión científica, sino de comportamiento, así que sólo se pueden dar opiniones. Hay una pequeña corriente "escéptica" que defiende que todo el conocimiento se lo debe crear uno, y que si no no eres científico. Es una idiotez. La vida es corta y no puede uno llegar a ser un experto en todos los temas. Incluso quienes defienden su postura luego se dejan llevar por las opiniones y conocimiento ajenos. En mi caso yo opino como Russell. Debemos pelear por una sociedad en la que los expertos sean los que tomen decisiones dentro de su campo, y donde los políticos se dejen aconsejar por ellos. Por supuesto, la ciencia evolucionará, y las opiniones de estos expertos lo harán también, pero siempre serán mejores que dejarse llevar por opiniones arbitrarias. Esperemos que algún día los políticos españoles se comporten de esa manera.

¡Un saludo!

martes, 6 de mayo de 2014

Biología feminista


La universidad de Wisconsin ha creado un programa de investigación en "biología feminista" para, según la misma universidad, contrarrestar la investigación "masculina, blanca, heterosexual". Curiosamente, el programa pertenece al departamento de Investigación de Mujeres y Género, no al de biología. A raíz de esta cuestión he encontrado un vídeo del American Enterprise Institute que me ha parecido muy relevante. El vídeo está en inglés, pero se pueden activar subtítulos en español.





La discusión en los comentarios de youtube es también interesante. Bueno, interesante a ratos.

Nos seguimos leyendo. 

El entrelazamiento cuántico en Cuarto Milenio

El entrelazamiento cuántico, fenómeno físico que da nombre a este blog y sobre el que escribí mi tesis doctoral, ha vuelto a ser violado en televisión de la forma más depravada, a la Iker Jiménez. Es realmente frustrante saber que existe un campo de trabajo científico fascinante, revolucionario, con resultados realmente interesantes para toda la población, y que lo que llega siempre al público general son las tonterías de los charlatanes vendehumos de siempre. 

El vídeo del abominable acto contra la ciencia se puede ver aquí. Si quieren pueden leer antes un poco sobre el entrelazamiento cuántico. Sólo la introducción antes del programa ya es un compendio de la tontería. Incluso el resumen que hay debajo del vídeo no tiene sentido. "Se experimenta casi en secreto...". No sé dónde será eso, porque yo he visitado bastantes laboratorios donde se realizan esos experimentos. En Viena, en Innsbruck, en Munich, en el MIT. En todos los sitios me han explicado con detalle cómo funcionan los montajes experimentales, hasta saturarme de información sobre dispositivos ópticos, láseres y cámaras de vacío. A lo mejor son secretistas sólo con los resultados, investigando pero no publicando. Es difícil de creer. En esta gráfica podemos ver el número de artículos científicos con la palabra "entanglement" a través de los años (está hecha hasta 2008 porque la preparé hace ya unos años). 



Veamos más barrabasadas, y todavía sin salirnos de la descripción del vídeo. "Energías invisibles". El entrelazamiento no es energía, pero además no sabría decir yo una energía que fuera visible. Imagino que el señor Jiménez verá el calor. "Teletransportación de partículas". No sé cuantas veces habrá que explicar qué es la teletransportación cuántica, pero es fácil recordar que no es la teletransportación de Star Trek. 

Después comienza el vídeo, y todo empieza a redirigirse hacia cuestiones como la telepatía o la supuesta conexión universal que el entrelazamiento nos da, según los vendehumos. Para eso no hay nada mejor que invocar al segundo mayor charlatán cuántico (después de Chopra, claro, Chopra es el mejor), Blake T. Dotta. Para todo aquel que no lo conozca, es decir para todo el mundo, dejadme que os lo presente. El señor Dotta, o doctor Dotta tal vez, es un tipo del que en los círculos académicos relacionados con la física cuántica prácticamente nadie ha oído hablar. Podéis hacer la prueba si queréis, acercaos a la universidad más cercana, preguntad quién trabaja en física cuántica y luego preguntad si conoce a este tipo. Luego preguntad si conocen a Anton Zeilinger, Ignacio Cirac, Peter Zoller, Seht Lloyd o Immanuel Bloch. Podréis comprobar así quien es conocido y quien no en el campo. 

El problema para analizar el trabajo del señor Dotta no es sólo que no sea conocido. El principal problema es que no facilita el que lo conozcan. Otro experimento, id a google y teclead "Anton Zeilinger" (vale, se que da pereza, sólo haced click aquí). Cronometrar cuanto tardáis en averiguar dónde trabaja este hombre, cuales son sus artículos, cual es su campo y demás. Ahora haced lo mismo con "Blake Dotta" (también aquí). Por fin hemos encontrado al único tipo que investiga en secreto. Bueno, está también Cronoaltera y su laboratorio secreto, pero esos cerraron ya el chiringuito

Si se hace una pequeña búsqueda se pueden encontrar algunos de sus artículos. Entonces hace su aparición la maravillosa y genuina revista cuántica, Neuroquantology. Esto, por supuesto, es ironía, Neuroquantology es un ejemplo claro y genuino de como no se hace la ciencia. Se basa en el mismo principio que la revista Homeopathy, aunque es todavía más cutre. Como ya hemos hablado por aquí los estudios científicos se publican en revistas científicas con revisión por pares. Eso es un problema si quieres publicar cosas que son, simplemente, falsas, porque los revisores se pueden dar cuenta y la revista no querrá publicarlas. Entonces, si toda tu vida está dedicada a un campo que es acientífico y quieres publicar directamente lo que te salga de las narices tienes un problema. Ante eso sólo puedes aplicar la "lógica Bender": ¿Que las revistas científicas no quieren mi porquería? ¡¡Pues me construyo mi propia revista, con casinos, y furcias!!





En esa "revista", desconocida para toda la comunidad científica, es donde el señor Dotta da rienda suelta a sus esotéricas, y absurdas, teorías sobre el cerebro y la física cuántica. La principal crítica que se le puede hacer a sus "experimentos" es la misma que le podemos hacer a Masaru Emoto, sus experimentos sólo le funcionan a él y cada vez que alguien los intenta replicar no dan ningún resultado. 

Así, si esta es la referencia y estos son los experimentos que el señor Jiménez encuentra interesante sólo puedo recomendar lo que siempre he recomendado, no vean semejante programa. Si quieren saber sobre física cuántica lean un libro, hay muchos y muy buenos como La Puerta de los Tres Cerrojos, lean blogs bien informados como Cuentos Cuánticos o el blog de Francis, y ante la duda pregunten siempre a los expertos. Por supuesto, experto es alguien que trabaje en física cuántica, no se fíen del doctor Gaona que sale en el programa, que es médico no físico, y que yo no le dejaría que me tratara ni un resfriado. 

Nos seguimos leyendo.


PS: Rompiendo el secretismo un periodista se infiltró y consiguió hacer un reportaje sobre los experimentos del señor Dotta.





PPS: Os dejo mi Decálogo contra el esoterismo cuántico, por si tenéis dudas.